Asturias- Picos de Europa

Hola a tod@s,

Hoy os voy a contar como fue nuestro viaje por Asturias, concretamente por una parte de los Picos de Europa. Nuestro destino fue la parte más oriental de Asturias. Este post va a estar dividido en 4 secciones: una en la que hablaré del alojamiento elegido; la segunda, los pueblos que visitamos; la tercera, las rutas y deporte que hicimos allí y; la cuarta y última, dónde hemos comido.

 

  • Alojamiento

Primero empezaré hablando de dónde nos alojamos. Pensamos varias opciones, hotel, alquilar una furgoneta… Pero finalmente, escogimos un apartamento en la plataforma de Airbnb. Aprovecho para deciros que si os animáis a coger un apartamento en esta plataforma os puedo proporcionar un descuento. Así que poneos en contacto conmigo y os lo envío. 😉

El apartamento que nosotros cogimos está en Nieda, un pequeño pueblo del concejo de Cangas de Onís, y se encuentra a unos 5 minutos de este último.

El alojamiento se llama Apartamentos El Llanín. Constan de 8 apartamentos con diferentes capacidades. Son muy nuevos, con decoración nórdica muy cuidada. Al estar situados en lo alto del pueblo, se puede disfrutar de unas vistas maravillosas y la atención de Virginia, la anfitriona, es inmejorable.

Optamos por estar todos los días en el mismo lugar y establecer un “campo base” para poder visitar esta zona a fondo.

 

  • Pueblos para visitar

La segunda parte de este post es sobre los pueblos que visitamos. El primero fue Llanes, donde ya podíamos decir que habíamos llegado a Asturias, después de todo el viaje. Allí visitamos su zona portuaria, merendamos y vimos el mar Cantábrico, tan diferente de nuestro Mediterráneo.

Donde estuvimos más tiempo fue en Cangas de Onís, donde cada día paseábamos un poco y así cada día lo conocíamos un poco más.

Visita y foto obligada en su puente romano, justo delante de la oficina de turismo, en la que nos proporcionan mapas e información varia del entorno. El domingo es el día de mercado, así que podéis aprovechar para dar una vuelta, comprar… Eso sí, el lunes muchas tiendas se encuentran cerradas por este motivo.

Otros pueblos que “visitamos” y lo digo entre comillas, ya que lo hicimos en coche de camino hacia nuestras rutas, fueron Arenas de Cabrales y Poncebos.

Cerca de aquí se encuentra Bulnes, inaccesible en coche, y únicamente se puede llegar a través de funicular (cuesta unos 20€ aprox. ida y vuelta) o bien a pie. Nos quedamos con las ganas de ir, y así ver de cerca el Naranjo de Bulnes o Pico Urriellu.

También visitamos Arriondas desde donde sale la ruta en canoa del descenso del Sella, mítica prueba internacional de piragüismo.

Y por último, un pueblo de costa, Ribadesella. Lo visitamos el miércoles, día en el que hay mercado semanal. Recorrimos las calles hasta llegar a la Escalera de Colores, que cuenta con 56 escalones de colores, en los que hay escritas frases de diferentes personalidades, políticos del lugar.

A continuación, cogimos las bicicletas para recorrer su paseo, a banda y banda del puente para poder ver las casas de estilo colonial, al mismo tiempo que los surfistas cogían olas y la marea subía. Un espectáculo para la vista y el oído, el ruido del mar no tiene precio.

 

  • Rutas de senderismo- Deporte

La primera ruta que hicimos fue  una vuelta de unos 5 kilómetros por los Lagos de Covandonga, el Enol y el Ercina. Se puede llegar bien con el coche, eso sí, hay desnivel y muchas curvas. Dependiendo de la época del año, el acceso a los lagos está cerrado y hay que subir en autobús.

Merece la pena hacer la ruta a pie por los lagos, ya que podremos ver las cabañas de los pastores y la ermita del buen pastor. Volviendo de la ruta de los lagos, paramos para visitar el Santuario de Covadonga y la Santina.

El segundo día optamos por una ruta más larga, era la Ruta del Cares, de unos 24km ida y vuelta. Se sitúa entre Asturias y Castilla y León, y transcurre por un desfiladero que te deja sin palabras por su altitud y su paisaje.

Salimos de Poncebos y acabamos en Caín. Los primeros kilómetros son de subida, pero luego va llaneando todo el rato. La única dificultad que veo es la del vértigo, pero podéis hacer como yo, ir bien pegados a la pared, ya que me daba un poco de “yuyu”.

Existe la opción de que unos taxis os vengan a buscar en alguno de los extremos de la ruta. Es conveniente informarse antes de hacer el camino, por si existe algo que no tenemos en cuenta, llevar buen calzado y agua para hidratarnos.

Para cambiar un poco de tercio, nos decidimos por hacer el Descenso del Sella. Alquilamos una canoa en Cangas Aventura en Arrionadas. El precio es de 25€/persona. Se pueden hacer 3 recorridos: 7km, 12km y 15km.

La empresa proporciona todo el material necesario: canoa, pala, chaleco, traje de neopreno, bidón estanco y pequeño picnic para disfrutarlo durante el recorrido. Posteriormente, los chicos de la empresa te vienen a buscar en alguna de las paradas que hayas escogido para finalizar la excursión.

  • Dónde comer

Por último, una de las cosas más importantes cuando vamos de viaje, comer bien. Al estar hospedados en un apartamento que disponía de cocina, la idea era comer y cenar allí. También por mi idea de cuidar la alimentación a pesar de estar fuera de casa.

Al llegar a Llanes, descubrimos la Cafetería Xana, en la que merendamos un gofre de chocolate y unos huevos rotos. No me digáis que no es un buen comienzo de vacaciones.

En Ribadesella, merendamos también en un lugar, diferente, el salón de té Nerian, lleno de dulces y pastas. Muy cuidado y curioso, y también con precios un poco altos.

Cuando fuimos a hacer la ruta del Cares, paramos a desayunar en Arenas de Cabrales, en la Cafetería Santelmo. Buenos desayunos, nosotros optamos por unas tostadas de pan de masa madre con aceite de oliva (del bueno).

Y para acabar, la que ha sido nuestra sede durante las vacaciones. El Bar Tienda Enol en Cangas de Onís.

Podéis encontrar productos típicos de Asturias para comprar, degustar… Disfrutar de desayunos muy ricos con pan de masa madre, comer al mediodía con el menú; merendar un buen café con leche y un trozo de bizcocho o sobaos y acabar el día cenando unas tapas acompañadas de unos culines de sidra.

Espero que os haya gustado este post tanto como a mi escribirlo y así poder recordar y revivir lo bien que lo hemos pasado. Si os surge cualquier pregunta, no dudéis en poneros en contacto conmigo.Viajar te permite descubrir lugares mágicos y estos están “cerquita” de casa. 😉

Nos quedó mucho por descubrir, así que Asturias volveremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑